Las redes sociales son, resulta, un gran formato para explorar creativamente. Entre proyectos, bromas y ocurrencias, mi cuenta de Twitter alcanza en promedio un millón de impresiones por mes y algunas de mis extrañas experiencias en esta red incluso han llegado a la prensa.

CALORSPLAINING

Un buen día, en medio de la canícula, se me ocurrió ponerle nombre a eso que hacemos los norteños de burlarnos cuando un chilango dice que tiene calor.

En plena temporada de calor, un insight tan universal explicado de forma entretenida cobró relevancia y se hizo viral al grado que un medio holandés retomó el concepto.

Posteriormente, la revista Merca 2.0 hizo una nota sobre el asunto. O sea: una nota sobre una nota sobre un tuit. El futuro es ahora.

 

LA SAGA DEL HIJO DE AMLO

Después de las elecciones presidenciales de 2018 rescaté una foto que llevaba años en mi casa e hice un chiste al respecto en Twitter buscando generar empatía con una historia casera en medio del contexto electoral. Luego todo se salió de control.

Más de 20 medios de comunicación, ansiosos de clics, comenzaron a difundir el tuit y a tomar el rumor por verdadero. En un par de días mi historia le dio la vuelta a Internet, también mi foto junto a la de López Obrador.

También hicieron muy buenos memes al respecto que me encargué de alimentar inventando más detalles falsos para darle más cuerda a la historia. 

El Deforma se acercó para ver la posibilidad de hacer un Mockumentary en donde narro y protagonizo falsas aventuras en la ciudad como el hijo ilegítimo del presidente electo. Aunque no acepté entrar al proyecto, todo el asunto queda como anécdota: Un pequeño rumor en el momento indicado puede crear grandes olas.

COSAS DE HETEROS

Cosas de Heteros fue un proyecto que comencé en primavera de 2017. Siguiendo la tradición de cuentas de broma como Cosas de Señores o Cosas de Perros, esta cuenta buscaba registrar el comportamiento de mis amigos y conocidos heteros. La consigna era burlarse, homenajear y señalar algunas actitudes de mis compañeros heterosexuales.

Mi intención era intentar ver al comportamiento de los hombres hetero como algo externo o extraño, observarlo bajo el mismo filtro de la otredad con la que escrutan a veces al resto del mundo e intentar que voltearan la mirada a sí mismos por un momento. La cuenta rápidamente cobró popularidad y creció en fans, pero también en detractores, muy notablemente un YouTuber famoso.

Actualmente esta arroba se encuentra en hiatus pero llegó a sumar 28 mil seguidores y logró abrir el debate sobre estereotipos, representación y, sobre todo, la importancia de saber reírse de uno mismo.